Cómo Compara California Con los Peores Estados Para Mujeres Trabajadoras - Pacific Standard

Cómo Compara California Con los Peores Estados Para Mujeres Trabajadoras

Pacific Standard intenta un ejercicio de alegrarse del mal ajeno.
Author:
Publish date:

Editor's Note: This story, translated by Jeanette Casillas, was made available in Spanish through a partnership with CASA Magazine. Read the English version here.

ps_break1.jpg
Rosie the Riveter. (Photo: Wikimedia Commons)

Rosie the Riveter. (Photo: Wikimedia Commons)

California tiene una de la más estrictas leyes de igualdad de salarios en los estados unidos, gracias a un proyecto de ley que el Gobernador Jerry Brown firmó este mes. Ahora los empleadores de California deben pagarles a las mujeres y a los hombres por igual por “trabajo sustancialmente similar,” incluso si no tienen el mismo puesto de trabajo o trabajan en el mismo sitio—que es como los tribunales de California interpretaban la ley, el diario Los Angeles Times reporta. Esta noticia nos hizo pensar: ¿Cómo compara la situación de las mujeres trabajadoras en California a la media nacional? Más importante, para los propósitos schadenfreude (alegrarse del mal ajeno), ¿cómo compara California con los peores estados por el bienestar de las mujeres trabajadoras?

Casi todos los estados tienen leyes de igualdad de salarios de algún tipo. Alabama y Mississippi son los únicos estados que no tienen algún tipo de ley de igualdad de salarios. Además, el Instituto de la mujer de investigaciones sobre políticas (Institute for Women’s Policy Research) hace poco clasificaron a Alabama y Mississippi entre los 10 más bajos en la nación en términos de la proporción de mujeres en los estados que trabajan, y las ganancias de esas mujeres.

Echemos un vistazo a cómo Alabama, Mississippi y California comparan, por los números:

ALABAMA

  • Alabama tiene una de las peores diferencias salariales de género en la nación. Las mujeres de Alabama que trabajan tiempo completo ganan 76 centavos por cada dólar que ganan los hombres que trabajan tiempo completo.
  • Solamente cerca del 53 por ciento de las mujeres trabajan en el estado, pero por otra parte, tampoco trabajan muchos hombres—sólo el 64 por ciento.
  • En Alabama, como en los Estados Unidos en general, una mayor proporción de mujeres que trabajan que los hombres que trabajan tienen puestos directivos o profesionales—39 por ciento en comparación con 29 por ciento. Que la brecha salarial persiste a pesar de este hecho apunta a la necesidad de pago más equitativo entre algunos de los que más ganan en los Estados Unidos.

MISSISSIPPI

  • Brecha salarial de género de Mississippi es un poco peor que la de Alabama: Las mujeres ganan 75 centavos por cada dólar que los hombres ganan.
  • Cincuenta y cuatro por ciento de las mujeres trabajan en el estado, en comparación con 62 por ciento de los hombres.
  • El treinta y seis por ciento de las mujeres que trabajan en Mississippi tienen puestos directivos o profesionales comparado con sólo el 25 por ciento de los hombres.

CALIFORNIA

  • Las mujeres de California que trabajan tiempo completo ganan 84 centavos por cada dólar que ganan los hombres de California que trabajan tiempo completo.
  • El cincuenta y siete por ciento de las mujeres de California están en la fuerza laboral, comparado con el 70 por ciento de los hombres.
  • El cuarenta por ciento de las mujeres que trabajan en California tienen puestos directivos o profesionales comparado con el 34 por ciento de los hombres.

LOS PROMEDIOS NACIONALES

  • La brecha salarial de género nacional es de 79 centavos por dólar.
  • El cincuenta y nueve por ciento de las mujeres americanas adultas trabajan, comparado con el 69 por ciento de los hombres.
  • El cuarenta porciento de mujeres americanas tienen puestos directivos o profesionales comparado con el 33 por ciento de los hombres americanos.

En términos de la proporción de mujeres en la fuerza laboral, la situación de California es un poco mejor que algunos de los “peores” estados. Tanto para schadenfreude (alegrarse del mal ajeno). Pero los californianos tienen una razón principal para celebrar: La brecha salarial de género del estado ya está entre las 10 más pequeño de la nación. Tal vez la ley de Brown la cerrará aún más rápido.

Related